Algo Nuevo

El tiempo jugaba a nuestro favor. Faltaban 45 minutos para que comenzara la ceremonia y Aurelia ya estaba lista. Yma, nuestra productora estrella, había salido un rato antes en busca de locaciones para fotografiar. Llegó con fotos de cada espacio que visitó; nos mostró muelles, fachadas, ruinas, salinas y más. El muelle nos cautivó.

Un taxista nos esperaba en el lobby. Aurelia se puso sus zapatos de goma y una bata encima del vestido. Salimos de la habitación con cuidado de no encontrarnos con Daniel, que se arreglaba en el mismo hotel.

Llegamos al muelle en poco tiempo. Luego de 20 minutos de disparos incansables, y solo después de haber exprimido hasta la ultima gota del lugar, dimos por terminada la sesión. Debíamos regresar rápido al hotel, así que con un paso apresurado, marchamos en dirección al carro.

Antes de llegar, dos voces inesperadas surgieron a un lado del camino. No logré escuchar lo que decían. Me detuve mientras hacía un paneo para encontrar a quiénes pertenecían esas voces. Detrás de mí venía Aurelia, sin parar el paso, y riéndose tímidamente, pero con la mirada fija en dos señores locales que estaban sentados en la acera. Ambos la veían con fascinación.

Uno de los hombres se levantó y se acercó a ella, llevaba en su mano una cinta y extendió el brazo hacia Aurelia. Ella se detuvo y le sonrió al hombre.

En ese momento entendí lo que estaba por suceder y TENÍA que documentarlo. La cámara colgaba de mi cuello, pero mis manos estaban ocupadas, pues estaba cargando algún estabilizador del equipo de video. Torpemente tomé la cámara y me dispuse a fotografiar con una sola mano.

Aurelia extendió el brazo y con mucha ternura recibió el obsequio que el hombre le ofrecía. Sin haberlo pedido, y mucho menos imaginado, Aurelia había recibido algo nuevo que la acompañaría el día más soñado de su vida.

Todo sucedió tan rápido que solo tuve chance de hacer dos disparos. Pero antes de irnos, y como gesto de agradecimiento al señor, Aurelia tomó la cinta con ambas manos y la amarró a su cabeza, arruinando lo que quedaba de su peinado. Y así fue como, sonriendo a la cámara, me regaló un tercer disparo y el privilegio de presenciar un gesto muy conmovedor.

9B6A95779B6A95789B6A9579

Por: ISA

Tanya + Jonathan en Panamá

_E3A1086-45

Cuando compartes tanto tiempo con una pareja que te hace sentir parte de su familia, poco a poco se va creando una relación muy especial, y así nos ocurrió con Tanya + Jonathan. Vivimos junto a ellos una completa aventura que duró aproximadamente una semana y estuvo llena de experiencias increíbles.

Los conocimos gracias a la mamá de Tanya, quien vio nuestro trabajo y nos confió la gran responsabilidad de ser quienes inmortalizaran el recuerdo de la boda de su hija. Ya nos habíamos visto el día de aquella reunión; pero el primer encuentro oficial fue durante la beach party, un miércoles bajo el sol de Panamá en una casa increíble muy cerca de la playa, tan cerca que pudimos escaparnos con la pareja en un punto de la fiesta para hacer algunas tomas en la orilla.

Los invitados disfrutaron muchísimo y nosotros también, pero esto fue solo un abreboca para los próximos eventos. El viernes era el día del civil y la felicidad de los novios era indescriptible. Se respiraba un ambiente muy ameno, con tantos amigos y familiares emocionados por la boda que no hubo momento en el que la gente no riera y disfrutara.

Luego de la recepción, tuvo lugar la ceremonia y la firma del documento. El rabino dio unas palabras muy conmovedoras a los novios y llegó el momento de celebrar con la típica jorá y una increíble hora loca. Había tanta gente que fue muy complicado desplazarnos por el lugar, emplazar la cámara y documentar cada momento; sin embargo, quedamos muy satisfechos con el resultado.

_E3A1107-55

Pudimos descansar el sábado y recargar las baterías para el tan esperado día. Nos separamos en dos equipos y fuimos a cubrir la preparación de los recién casados. Nuestro equipo de fotografía acompañó a Jonathan mientras nuestros amigos de El Marco Rojo estuvieron con Tanya.

tanya-elmarcorojo

Familiares y amigos de todo el mundo se reunieron ese día para acompañarlos. Entre risas, bailes y algunos brindis transcurrió el día de la boda, pero los nervios de los novios eran palpables. Una vez que estuvieron listos, partimos a la ceremonia en el Centro de Convenciones Atlapa. La sinagoga era un salón elegantemente decorado, con mobiliarios blancos y una lámpara enorme sobre la Jupá, que era sostenida por los familiares de los novios.

_E3A1017-34

El cortejo hizo su entrada y justo antes de que tocara el turno de la novia, pudimos correr hacia ella y ubicarnos detrás. Las puertas se abrieron y todos vieron a Tanya con su vestido blanco. Ella comenzó a caminar y nosotros a seguirla, pero en un momento se detuvo en medio del pasillo y comenzó a llorar. Su padre la abrazó y en ese instante se acercó Jonathan para levantar su velo y caminar hasta la Jupá, donde colocó el anillo en su dedo índice y se dieron el “sí” más importante de todos.

La fiesta fue en el mismo lugar de la ceremonia. Los novios entraron brincando y riendo para dar inicio al primer baile. Vino la divertida jorá y mucho más tarde la hora loca. La gente no paró de brincar y celebrar el matrimonio de Tanya y Jonathan, y nosotros los acompañamos hasta las 5:00 de la mañana para esperar que picaran el cake.

La celebración terminó y muchos de los invitados que llegaron de fuera debían correr para alcanzar sus vuelos. Eso nos demostró lo queridos que son ambos dentro de su comunidad porque, más allá de haber tenido a tantas personas junto a ellos en ese día tan especial, muchos hicieron un sacrificio enorme para poder acompañarlos… Y ellos, por supuesto, estaban muy agradecidos con todos.

_E3A1096-49

Luego de recuperar fuerzas, nos encontramos con ellos el lunes a eso de las 2:00pm para documentar su trash the dress, junto a El Marco Rojo. Ambos estaban un poco cansados por todo el ajetreo del día anterior, pero estaban muy contentos y relajados. Ya el estrés y la ansiedad se habían ido; solo quedaba disfrutar de un día libre en Panamá… si la seguridad nos dejaba.

Al llegar a lar ruinas, nos informaron que no podíamos entrar y mucho menos grabar sin un permiso firmado y sellado. Nos preocupamos muchísimo y miles de ideas pasaron por nuestra mente, pero la que más nos preocupaba era la de definir un sitio nuevo para el trash antes de que la luz se fuera. En ese momento, Tanya se bajó del carro con su vestido de novia y, afortunadamente, logramos llegar a un acuerdo en el que nos dejarían grabar si entregábamos el permiso ese mismo día. El chofer nos hizo el favor de buscar el papel mientras nosotros iniciábamos nuestra pauta.

tanya-jonathatn-elmarcorojo

Las paredes de las construcciones eran de un tono dorado un poco envejecido, y la luz se filtraba a través de las grietas y ventanas, generando un espectáculo de sombras. Luego de hacer varias tomas, y de haber resuelto la situación con el permiso, fuimos al catamarán que rentó Tanya.

elmarcorojo-tanya-jonathan

Llegamos con un retraso de más de una hora como consecuencia del tráfico que había en la ciudad. Aun así, la familia que prestó su embarcación (creemos que eran franceses por su acento) todavía nos estaban esperando en el muelle. Zarpamos e iniciamos la segunda fase de nuestro trash the dress, con una luz distinta y muy cálida porque se acercaba el atardecer, colores complementarios a los de las ruinas y la ciudad de Panamá como testigo de todo.

elmarcorojo-tanya-jonathan 0

Hicimos nuestra última toma y nos despedimos oficialmente de nuestros amigos Tanya y Jonathan, hasta hace unos días cuando les hicimos entrega del tan esperado video de su boda. Esperamos que lo disfruten tanto como ellos:

Asimismo, agradecemos a todos los que hicieron todo esto posible:

David, Adrián, Isa, Alex y Keyla en edición.

Las fotos de Tanya y del trash the dress son de El Marco Rojo.

Galit + Daniel en Caracas

Galit + Daniel 3

Caracas.-

La experiencia que tuvimos mientras acompañamos a Galit Benzaquen y Daniel Perlmutter en el día de su boda fue muy gratificante para nosotros por diversas razones. Fue hace algún tiempo, pero aún recordamos ese día como si hubiese sido ayer.

Se casaron un sábado de mayo. El encuentro con ambos fue en la tarde y hacía un poco de calor ese día. Los dos vivían en Los Chorros, muy cerca el uno del otro, así que fue interesante saber que tanto el equipo del novio como el de la novia estaban a unas pocas cuadras de distancia.

Galit 1

El edificio de Galit era pequeño y de ladrillos. Con ella estaban sus papás, sus abuelos, su tía abuela y sus dos hermanos, quienes nos recibieron con mucho cariño y nos hicieron sentir parte de la familia. Después de tomar el café que nos ofrecieron (estaba delicioso), comenzamos a hacer algunas tomas del lugar y de la dinámica familiar. Galit se veía un poco nerviosa, como es común, pero todos estaban muy contentos de que, finalmente, el gran día había llegado.

Luego de que su maquillaje y peinado estuvieran listos, las mujeres de la familia ayudaron Galit a vestirse. Una vez lista, su papá la vio por primera vez y estaba muy conmovido; mientras que su abuelo, de la emoción, solo quería tomarle fotos para guardar ese momento: todo el cuadro era muy íntimo y especial.

Daniel 1

En casa de Daniel se respiraba un ambiente muy familiar con sus papás, su hermana y sus tías, además de su perrito, con quien el novio jugó una buena parte de la tarde. Cuando llegamos, nos llamó mucho la atención que había Manos de Fátima o Jamsa de diferentes tipos guindadas en una pared, dándole mucha calidez al lugar. Tan pronto como conocimos a Daniel, vimos que es una persona muy tranquila y amena con quien es muy fácil relacionarse. Las mujeres de su familia estaban muy emocionadas y, al momento de arreglarse, se ayudaron entre sí a colocarse sus vestidos mientras contaban muchas historias divertidas. Las risas eran contagiosas.

Llegamos a la Unión Israelita de Caracas un poco antes de lo estipulado y pudimos hacer algunas tomas del lugar vacío, y luego documentar cómo se iba llenando poco a poco. La cantidad de invitados era descomunal y eso nos sorprendió mucho: fue muy bonito ver de primera mano lo queridos que son Galit y Daniel dentro de la comunidad judía, lo emocionados que estaban todos los que los acompañaron y la sonrisa que tenía su enorme cortejo mientras entraba, todos amigos de ellos.

Galit + Daniel 2

Luego de que los novios bebieran el vino, él colocara el anillo en el dedo índice de ella y llegara el momento del tan icónico Mazal Tov, finalmente, Galit y Daniel eran esposos ante Dios. El momento de celebrar había llegado.

Ambos se comentaban cosas al oído durante el primer baile y fue muy bonito ver esas risas tan íntimas en medio de la multitud. Al poco tiempo, el cortejo de mujeres se llevó a Galit al otro lado de la pared que dividía la pista y se dio inicio a la Jorá. Ambos volvieron a unirse apenas retiraron la pared y todos los invitados los cargaron mientras brincaban y bailaban. Estaban disfrutando muchísimo, y nosotros también.

Galit + Daniel 1

Eran poco más de las 2:00 am cuando salimos de la fiesta, pero estábamos muy contentos con el material que teníamos… Y todavía faltaba el trash en la hermosa Hacienda La Vega. Ese día estaba lluvioso, los ahora esposos nos buscaron en nuestra oficina y fuimos hasta el lugar, pero llegamos un poco tarde por la cantidad de tráfico que había. La hacienda es enorme y pudimos recorrer una muy buena parte de ella para hacer distintas tomas.

Pasamos una tarde increíble con ellos en la que dejaron que nuestra imaginación volara y pudimos crear diversas situaciones las cuales ellos recrearon con mucho ánimo y disposición. Entre toma y toma, compartimos algunos refrigerios que ellos llevaron y nuestro día terminó con una divertida escena que ellos tenían en mente en la que Daniel abría una botella de champagne y ambos brindaban por su unión.

Hoy los invitamos a disfrutar cada momento de la boda de esta pareja que nos encanta:

Aprovechamos la oportunidad para agradecer al equipo que nos permitió contar esta historia:
David, Joaco, Adri, Koki, Isa, Alex y Keyla en la edición.

Oriana + Oscar en Los Roques

Oriana + Oscar Trash 3

Los Roques.-

Nos encanta cuando los novios dejan volar nuestra imaginación y nuestro trabajo como videógrafos fluye de la mejor manera, haciéndonos sentir cómodos y bienvenidos. Así fueron Oriana Fuguet y Oscar Parra, una bella y divertida pareja hecha para estar juntos.

Ambos aman el mar, por lo que el lugar que escogieron para su boda no podía ser otro que Los Roques, Venezuela, uno de los sitios más hermosos que hemos visto. Además, la temática de su boda fue muy particular y original, pues le rindieron una especie de tributo a la piña: zapatos, camisas y hasta los zarcillos de Oriana tenían que ver con la fruta.

Oriana + Oscar Trash 4

Lo interesante de Los Roques es que, por ser tan pequeño, todo queda muy cerca. La posada en la que nos hospedamos estaba a unas dos casas de la posada de la novia, lo cual resultó ser genial para nosotros porque logramos compenetrarnos muy rápido con ella.

El gran día llegó y cualquier preocupación había quedado atrás. Todos estaban muy calmados y felices, quizás por el olor a mar y el ambiente de playa, o quizás porque Oriana y Oscar han sido una de las parejas más tranquilas que hemos conocido. Ella estuvo acompañada por su cortejo, sus padres y su hermana, la madrina de la boda. Él estuvo también con sus padres y cortejo, con quienes no paramos de reír en ningún momento gracias a sus locuras y sentido del humor.

La entrada de la novia a la Iglesia ha sido una de las más originales que hemos documentado: Oriana salió de la posada mientras Oscar la esperaba en el altar, cruzó la playa con su vestido, se montó en un peñero junto a su papá y luego la llevaron cargada hasta la Iglesia para encontrarse con su ahora esposo. Toda la situación fue tan divertida que parecía irreal.

Oriana + Oscar Iglesia

La ceremonia como tal fue muy pequeña e íntima, con un grupo de jazz cuya música era increíble y diametralmente opuesta a lo que se estila en una boda. Gran parte de los invitados estaban descalzos y el Padre no cesaba de hacer bromas. Al finalizar, acompañados por un atardecer de película, fuimos con Oriana y Oscar hasta la playa donde iba a ocurrir la fiesta. Todo marchó acorde a las personalidades de los novios.

La gente tenía muchísima energía. Tanto los novios como sus familiares estuvieron muy pendientes de nosotros y nos hicieron sentir como amigos de toda la vida. ¡La mamá de Oriana hasta nos sacó a bailar! Y entre bromas, buena compañía y una excelente comida bajo las estrellas, disfrutamos de la ocasión mucho más de lo normal y la experiencia fue muy satisfactoria.

Oriana + Oscar Trash 1

A pesar del cansancio, al día siguiente nos alistamos para documentar el trash the dress de la pareja. Decidimos aprovechar muchos lugares de Los Roques haciendo diversas actividades: jugar con una carretilla, correr y hasta lanzarse al agua. Oriana y Oscar disfrutaron mucho cada momento y siempre aceptaron nuestras sugerencias con disposición y una gran sonrisa, sin importar cuán fuerte estaba el calor ese día.

Desde aquí les agradecemos a Oriana Fuguet y Oscar Parra por cada instante de risa, por hacer que todo fluyera de una forma tan perfecta y por dejarnos ver que el día de su boda fue el mejor día de sus vidas. No podemos dejar de compartir su video tan único y divertido:

Aprovechamos para agradecer a nuestro equipo:
Guillermo “Koki”, Ronald, Adriana, Patricia y Vanesa en la edición

Luisa + Lijay en Panamá

Luisa + Lijay 5

Panamá.-

Sentimos mucha ansiedad cuando supimos que acompañaríamos a Luisa Abbo y Lijay Malka en su gran día. Ya habíamos documentado algunas bodas en Panamá para ese entonces, pero ellos fueron la primera pareja de panameños que nos brindó su confianza. No sabíamos cómo nos recibirían allí, especialmente la comunidad judía panameña, que es un grupo más reducido.

A diferencia de otras bodas, nuestro primer contacto con los novios no fue directamente con ellos sino con Milly, la mamá de Luisa, una mujer súper joven, activa y alegre. Gracias a la wedding planner Dafna Meir, tuvimos una reunión con Milly en la que le presentamos uno de nuestros videos y tanto las compañeras de Dafna como la mamá de Luisa comenzaron a llorar. En ese momento empezó nuestra aventura con Luisa y Lijay.

FullSizeRender (1)

El día de la boda, fuimos con Antonio de El Marco Rojo a una zona muy bonita de Panamá llamada Punta Paitilla, específicamente al apartamento donde tuvo lugar la preparación de Luisa. El lugar era impecable y cada detalle estaba muy bien cuidado, con flores que decoraban toda la casa y una espectacular vista al mar. Luisa conocía cada uno de los equipos que utilizamos y eso nos encantó, pero lo que más nos llamó la atención fue el vestido: era de una tela tan delicada que asistieron personas del lugar donde Luisa lo compró para ayudarla —y ayudarnos— a manipularlo.

Nos encontramos con Lijay un poco antes de la hora pautada porque estábamos muy cerca del lugar. Él es un hombre súper simpático, muy atento, buena gente, amable y educado. Nos hizo sentir como en casa desde el primer momento. A punto de anochecer, ya cuando la novia estuvo lista, nos dirigimos a la ceremonia en el Hotel Sortis, un lugar con un significado muy especial para ella porque le pertenece a su abuelo. Fuimos en la misma camioneta que llevó a Luisa, su mamá, su papá y Antonio, todos escoltados por una patrulla de policía. No dejamos de bromear sobre esto, porque ninguno estaba acostumbrado a ser escoltado.

Luisa + Lijay 4

Luisa llegó antes que Lijay a la ceremonia; pero por suerte para él, la boda se retrasó unos minutos y logró llegar a tiempo. El salón tenía una tarima, millones de flores, una pasarela de espejo e innumerables sillas para los invitados que allí estaban. Todo era muy parecido a las ceremonias judías venezolanas, excepto que a los novios los acompañaron no solo sus padres sino también sus abuelos y hermanos. Además, la jupá la sostenían los familiares cercanos, lo cual hizo que el rito de matrimonio fuese muy cercano y familiar.

La fiesta se dio en el mismo Hotel y fue increíble en todo sentido: un primer baile romántico y épico, una hora loca muy divertida con antifaces y tradiciones muy parecidas a las de las bodas venezolanas. Nos quedamos hasta el final de la fiesta para verlos picando el pastel —o el cake, como le dicen en Panamá— porque era un detalle muy especial para ambos.

Luisa + Lijay 3

Nos despertamos muy temprano al día siguiente porque documentaríamos su sesión post- boda en el mismo Hotel Sortis. La vista es envidiable; pero ese día estaba nublado, había llovido temprano y todo estaba mojado, por lo que quisimos jugar con los elementos que tuviéramos en el mismo lugar: utilizar los reflejos, las esquinas, el suelo mojado, la piscina, un sofá… Abrimos espacio a la creatividad y tuvimos una sesión diferente.

Luisa Abbo y Lijay Malka son una pareja muy joven pero con una gran madurez. Gracias por atendernos con tanto cariño y hacernos parte de su gran día.

Están invitados a disfrutar de su video:

Además, agradecemos al equipo que hizo esto posible:
Priscilla, Adrián, Andrew, Antonio y Juan en la edición.

Nayibi + Daniel en Puerto Ordaz

Nayibi + Daniel

Puerto Ordaz.-

Ir a Puerto Ordaz resultó una novedad para algunos de nosotros; pero no para nuestra productora Yma, quien nació y tiene su corazón allá. Mientras íbamos por las calles, nuestra amiga nos comentaba todo sobre cada lugar, cada plaza, cada calle. Fue una experiencia muy agradable y acogedora.

Al día siguiente, luego de un rico desayuno, nos encontramos con los novios: Nayibi y Daniel. Ambos son excelentes personas, muy dulces, cordiales y simpatiquísimos. Hacen una extraordinaria pareja.

En la preparación, ella y sus amigas practicaron el baile que iban a ejecutar más tarde en la fiesta, mientras que ellos jugaron Fifa entre el apuro de prepararse y la camaradería usual del cortejo. Para la preparación de él, decoraron uno de los cuartos de la casa como si fuese un pequeño campo de fútbol: el piso tenía grama artificial, había balones y puestos dedicados a cada miembro del cortejo con su nombre y su número junto a sus trajes. Definitivamente, se lo pasaron bomba jugando y bromeando.

De pronto, llegó una carta de Nayibi para Daniel que le terminó arrugando el corazón con cada palabra que había escrito y sus amigos lo fastidiaron un rato por eso.

Nayibi + Daniel

La casa estaba repleta de familiares de Daniel, quienes se preparaban con mucha emoción. Mientras él se vestía, prácticamente todos lo ayudaron y hasta su pequeño sobrino quiso participar. Solo hubo un momento de tensión: ¡Daniel no conseguía sus medias! Todo el mundo las estaba buscando por cada rincón de la casa. Para cuando terminaron, los chicos le dedicaron a Dani un bochinche y salieron corriendo a la iglesia.

Ya en el lugar de la ceremonia, nos maravillamos con la decoración y el hermoso piso brillante del pasillo, el cual reflejaba a quien caminara sobre él. El cura dio paso a un matrimonio muy emotivo con su particular acento y le rindió tributo al origen libanés de los novios con la coronación que les hizo. El honor de fotografiar cada instante fue de nuestro amigo Marco Mancera.

La fiesta fue espectacular. Toda la decoración fue realmente elegante y preciosa; casi tanto como la mesa de dulces, que se robó el protagonismo del lugar y estaba repleta de cositas deliciosas gracias al trabajo de Lilibeth SaabMarcia Irene Castro. Hubo música árabe en vivo durante una buena parte de la noche y pudimos ver los bailes típicos en persona. Además, estaba un percusionista que animaba a la gente y hacía bailar a todos con su tabl, un instrumento árabe parecido a un tambor. Para finalizar, la rumba la encendió Vitamina con su excelente música. Todo esto fue gracias a la organización perfecta de nuestro amigo Zouzou, quien coordinó todo con audacia y logró una fiesta inolvidable.

Nayibi + Daniel

Al día siguiente, nos aventuramos hacia el río Caroní e hicimos una sesión de video mucho más íntima en el imponente Salto la Llovizna.

Las dos familias eran increíblemente cálidas y cariñosas; nos hicieron sentir como en casa. Aprendimos mucho de algunas costumbres árabes que resultaban novedosas para nosotros, y no hubo una mejor inspiración para nosotros que ver lo mucho que Nayibi y Daniel se aman.

Queremos darles nuestras felicitaciones a Nayibi Delgadillo y Daniel Nohra por dar el paso y emprender este camino juntos; y además agradecerles no solo a ellos sino también a sus familiares por el buen trato que nos dieron y por hacernos sentir parte de la familia.

Sin más que decir, los invitamos a ver su video:

Y aprovechamos para darles las gracias a las personas que hicieron esto posible:

Koki, Ronald, Karen, Yma y Vanesa editando. También a nuestros amigos de Aerea Estudio por las increíbles tomas aéreas.

Lore + Jorge en Lomas de Caruao

10256043_1077207398979340_1066314984802574575_n

Lomas de Caruao.-

Lorena Vásquez y Jorge González son personas a las que queremos muchísimo y su boda ha sido una de nuestras favoritas, no solo por el producto final que obtuvimos sino también por las cosas que ocurrieron en ese lugar mágico.

Tanto Lore como Jorge se prepararon en la misma posada en Lomas de Caruao; eso sí, ninguno de los dos se vio antes de la ceremonia.

Uno de nuestros momentos favoritos fue cuando Jorge y su papá recibieron las cartas que les envió Lore. El papá fue el primero en empezar con la lectura pero cada palabra estaba cargada de tanto sentimiento que no pudo continuar y fue Jorge quien la finalizó para nosotros. Jorge siguió con su carta y trató de ser firme en todo momento pero parecía una tarea imposible; hasta el hermano de Lore, quien estuvo presente todo el tiempo, terminó derramando varias lágrimas de emoción. Sin duda alguna, fue un momento muy emotivo para todos.

12391838_1077207595645987_7500922669176194299_n

Los novios estaban listos y se dio inicio a una hermosa boda al aire libre, justo en el mismo sitio donde Jorge le pidió matrimonio a Lore unos meses antes. La ceremonia fue muy particular porque hubo muchas palabras: el Padre dio un discurso muy bonito y allegado a los novios, totalmente fuera de lo común, y luego, un amigo de ambos les dedicó una hermosa canción cantada por él mismo.

Uno de los hermanos de Jorge, Nelson Bustamante, fue el encargado de recordar el momento en el que los novios se conocieron: Jorge era el mejor amigo del hermano de Lorena durante la infancia, pero a ella no le agradaba Jorge y, por cosas de la vida, se reencontraron unos años después. Poco a poco dieron inicio a su relación y empezaron una nueva vida juntos. Cada uno de los invitados brindó por esta unión durante la fiesta.

12366028_1077207612312652_7003115905170262410_o

Las fotografías de esta boda son de ensueño y todo confabuló a nuestro favor para ello: Caruao está lleno de una belleza majestuosa, los retratos se hicieron al aire libre y bajo la luz del día, y, lo más importante, cada una de las fotos de Lore y Jorge no solo transmite un sentimiento sino que además se puede percibir la energía de ambos, y eso no se consigue todo el tiempo. Asimismo, el video está lleno de palabras hermosas que dieron pie para contar una historia donde se puede ver cómo son ellos como pareja, y esa es la principal carga emotiva que tiene esta boda.

“Yo creo que la boda de Lore + Jorge marcó un hito, sobre todo para los trabajos que yo he estado haciendo en Al Agua. Los audios fueron muy relevantes dentro de la historia y al final el trabajo fue enteramente documental, y eso era a lo que nosotros estábamos apuntando. Creo que todo eso se logró con esta boda: además de tener una fotografía hermosa y planos increíbles, pudimos captar todos esos momentos y eso fue lo que dio la conexión corazón-corazón de nosotros hacia ellos y de ellos hacia las demás personas que van a ver el video en algún momento”, en palabras de nuestra editora Keyla.

901247_1077207975645949_5463679351868468781_o

Les dejamos por aquí la respuesta que nos enviaron Lore + Jorge (a través de Priss) apenas vieron su video:

 

Lore y Jorge no solo se quieren muchísimo, también son muy queridos por todo el mundo, y eso es algo que le da un plus a lo que fue la boda, que hace que no pueda compararse con otra. Los invitamos a ver una pequeña selección de sus fotografías y les dejamos su hermoso video para que lo disfruten:

Aprovechamos de agradecer a quienes hicieron posible esta historia:
Koki, Adrián, Yma, Pedro y Keyla.

 

Gaby + Nick en Minnesota (por Vane)

Gaby + Nick

St. Cloud, Minnesota.-

La historia de Gaby y Nick es una de nuestras favoritas: Gaby nació en Venezuela y se mudó a Nueva York hace unos años. Allí, conoció a Nick, quien también se había mudado a La Gran Manzana pero él nació en Minessota. Un día, ella lo invitó a salir y tuvieron su primera cita en el Rockefeller Center, donde Gaby afrontó su miedo a los ascensores y Nick su miedo a las alturas. Se acompañaron hasta el mirador y tomaron una fotografía de la ciudad. Desde ese momento, comenzaron a escribir el primer capítulo de su historia.

“Nick es un puppy“, o eso es lo que dice Gaby. No solo es adorable sino también súper amigable. Se ve que es una persona introvertida pero hizo su mayor esfuerzo por bailar y disfrutar con la familia de Gaby, quienes viajaron desde Venezuela para acompañarlos en el día de su boda.

Gaby es una mujer con mucho carácter y personalidad, llena de la calidez que caracteriza a cualquier latina. Ambos logran un equilibrio perfecto cuando están juntos pues, aún siendo tan distintos, se complementan como pocas parejas lo hacen.

Una de las primeras palabras que Nick aprendió a decir en español fue “monkey”. Cuando supo que significaba “monito”, decidió buscar palabras que rimaran con eso y, desde ese día, “monito bendito bonito” son sus palabras favoritas, a tal punto que “monkey” es el apodo que le da a Gaby.

Gaby + Nick

Minnesota se ve como un lugar muy apacible, con paisajes abiertos, lagos y campos que hacen que todo se vea muy bonito. Además, eligieron una casa hermosa para que ambas familias se quedaran y compartieran el fin de semana.

Es súper interesante como un poco de la cultura venezolana fue a parar al pueblito de St. Cloud en Minnesota.  Había una estación de chucherías de Venezuela en la fiesta, y la música típica de nuestro país también hizo acto de presencia. En la fiesta era muy gracioso que de pronto saltaban de YMCA a Macarena o de salsa a Elvis, entre otras cosas. Pero lo mejor de la boda no fue esto, sino ver cómo todos los invitados parecían aceptar sus diferencias culturales sin problemas.

Gran parte de la familia de Gaby no sabe decir ni una palabra en inglés, y la familia de Nick tampoco en español; pero eso no les impidió compartir y “sostener conversaciones”, demostrándonos que cuando se quiere, se puede. Nos causó mucha gracia que el tío de Gaby no supiese nada de inglés y aún así lograra conversar un buen rato con los amigos de Nick, quienes no hablan español. ¡Parecían amigos de toda la vida!

Con esta boda, aprendí que no es mentira que cuando a un estadounidense le dices “Venezuela”, la palabra le suena a “Minnesota”, y que los chocolates cubiertos de gomita (¿o gomitas cubiertas de chocolate?) aparentemente son súper ricos pese a lo mala idea que me suena.

Les deseamos mucha felicidad a Gabriella Yibirin y a Nick Wenck en esta nueva etapa de sus vidas. Este es su hermoso video:

Aprovechamos para agradecer a nuestras estrellas:
Priss, Aless, Vero y Vane en edición

Valen + Gus en Caracas

13Caracas.-

La hacienda Lares de mi Chamarra fue el lugar donde Valentina Lyon y Gustavo Sosa comenzaron a escribir una nueva historia.

Todo ocurrió en el mismo sitio, desde la preparación hasta la sesión post boda, por lo que tuvimos mucho tiempo para documentar. Su boda era de día y esto significó alistarnos desde muy temprano para trasladarnos hasta la hacienda, ubicada en el km 11 de la vía a Santa Lucía, y poder encontrarnos con los novios a eso de las 10:00 am.

Valen es una persona muy simpática por naturaleza y se veía muy animada ese día, llena de ilusión por su matrimonio. Le habían acondicionado uno de los cuartos de la Casa Principal para que pudiera arreglarse. La madrina de bodas estuvo siempre muy dispuesta a echarnos una mano en cada cosa que necesitábamos, y la buena energía de la mamá y la suegra de Valen alegraron todo el lugar.

00

En una de las cabañas muy cerca de allí, y dándole a Valen la privacidad que toda novia necesita, estaba arreglándose Gus en compañía de sus amigos y el padrino de bodas. En ningún momento dejaron de bromear y nos contagiaban con sus risas aun cuando estábamos haciendo las tomas desde fuera para intentar algo diferente. Cabe acotar que el resultado nos dejó muy satisfechos.

Lares de mi Chamarra es una especie de campamento para adultos, con un extenso terreno lleno de áreas verdes y varias construcciones de estilo colonial, así como lugares con actividades típicas para campistas, caminerías, varias fuentes y una gran piscina. La decoración vintage que le dieron fue una de las cosas que más nos llamó la atención porque tenía detalles muy particulares: cintas guindadas sobre los árboles, jaulas vacías, marcos de cuadros en distintos lugares, objetos viejos y muchos limones que, de acuerdo con la novia, eran para la prosperidad. ¡Hasta el bouquet de la madrina tenía limones!

08

Cerca de las 3:00 pm fuimos al lugar de la ceremonia. Valen salió de la casa y su hermano la llevó del brazo hasta la capilla donde Gus la esperaba, mientras que los invitados la miraban y aplaudían con alegría. En la capilla solo podían entrar unas seis personas por familia, lo cual hizo de esta boda una de las más íntimas y acogedoras a las que hemos asistido. Nosotros también tuvimos que dividirnos y solo la mitad de nuestro equipo entró a la capilla mientras que el resto se quedó documentando afuera.

Tanto Valen como Gus estaban muy comprometidos con el significado religioso que tiene el matrimonio y la ceremonia fue muy rica dentro de su sencillez. Los anillos los llevaron en un cofre hecho con un tronco y fue muy bonito el momento en que ambas madres les colocaron el rosario. Una vez terminada la ceremonia, la gente que los esperaba afuera les dieron la bienvenida con aplausos, música y pétalos de rosas a los nuevos esposos, y fue así como se dio inicio a la fiesta.

10

Aprovechamos el hermoso atardecer de ese día para hacer la sesión de fotos con los novios, y pasamos mesa por mesa para tomar los retratos con los invitados. Con la llegada de la noche, llegó la neblina y creó una atmósfera muy bonita junto con las luces de la tarima. Valen y Gus no dejaron de bailar en toda la noche.

Al día siguiente, regresamos al lugar para documentar el trash the dress de la pareja. Quisimos aprovechar cada una de las áreas de la hacienda, por lo que pusimos a los novios a realizar diversas actividades: practicaron tiro al blanco, se montaron en unos columpios y caminaron por un pequeño bosque. Recorrimos toda la hacienda en compañía de sus amigos también, y ellos no paraban de bromear con nosotros y gritar: “¡Pásame el 24! ¡No, mejor un 50!”, refiriéndose a nuestros lentes de cámara.

16.jpg

Valen y Gus no solo aportaron muchas ideas para sus fotos y video, sino que además recibieron con muy buena disposición todas y cada una de nuestras sugerencias. Esto, en definitiva, fue lo que permitió que su producto final nos llene de tanto orgullo (y que Valen derramara algunas lágrimas cuando vio su video).

Con solo ver cómo se miraban y la manera en la que se comportaban al estar juntos, pudimos entender que cada uno era el complemento perfecto del otro. Están todos invitados a disfrutar de la boda de Valen + Gus y echarle un ojo a una pequeña muestra de su álbum de fotos.

Asimismo, aprovechamos este post no solo para agradecer a esta pareja por confiar en nosotros sino también a las personas que hicieron posible que contáramos esta historia:
Jennifer, Alex, Yine, Mariana, Isa y Fedor con las cámaras, y Keyla en la edición.