El vestido por la ventana

 

¿Cómo traducimos Trash the Dress? ¿Tirar el vestido por la ventana? ¿Tiene sentido? Tomas tu vestido de novia, ese que tanto te gusta, ese que te acompañó hasta el altar, ese que te tomó tanto tiempo encontrar y al que tantos ajustes hiciste, ese que era perfecto para ti; bueno, lo tomas y lo destruyes en una sesión de fotos. Después de todo es un vestido que solo usarás una vez, ¿no? En lugar de guardarlo lo empleas para una toma inolvidable. Es cierto, esto parece un poco exagerado.

Sigue leyendo

Amor y aventura: una boda en la isla de Coche

_e3a6468

A las orillas del océano se inician los grandes viajes. Las olas y la brisa convocan al hombre a mirar más allá del horizonte. Daniel es un trotamundos, Aurelia asegura que cada fin de semana se embarca con él en una nueva aventura. Con esa alegre inquietud rememoramos los días felices cuando celebraron su boda, una celebración sencilla. A pesar de tener ocho años viviendo fuera de Venezuela, ellos hicieron de su país natal el escenario perfecto para su matrimonio.

Sigue leyendo

Liz + Julián en Miami

Liz + Julian Foto 3

Miami.-

Liz y Julián se casaron en el Woman’s Club of Coconut Grove, un lugar muy especial puesto que no sólo se fundó en 1891, cinco años antes de que se fundara la ciudad de Miami, sino que su creadora fue una mujer de la época que lo concibió para brindar apoyo, compañía y soporte a las mujeres de esa comunidad. Fue en este hermoso edificio, declarado patrimonio histórico, que un buen día de Marzo Liz y Julián decidieron dar el sí y emprender una vida nueva juntos.

Julián le envió una carta a Liz; y ella, rodeada de su familia y entre palabras dichas con voz medio quebrantada, rompió a llorar. Cuando sus ojos se abrillantaron y brotaron lágrimas que no pudo controlar, sentimos una emoción tan genuina que nos hace amar más nuestro trabajo. Y la expresión de él leyendo la carta de Liz denota tanto amor, tanto cariño. Verlos ahí, rodeados de su gente, cariñosa, cálida y feliz nos conmovió mucho.

El hecho de que la preparación, ceremonia y celebración fuesen en el mismo lugar nos facilitó muchísimo el trabajo; pudimos ayudarnos y cooperar entre nosotros. Además fue muy conveniente, por no tener la necesidad de movilizarnos de un lado a otro y usar transporte.

Ese día trabajamos por primera vez con Todd Good, un buen fotógrafo que afortunadamente no tenía asistentes que se nos atravesaran (risas). Nos gustó tanto trabajar con él que lo hemos recomendado para otras bodas

La ceremonia fue muy amena y divertida, gracias al cura que resultó ser muy gracioso, aminorando los nervios de los novios. Ellos estaban súper felices de que nosotros grabaramos el vídeo y eso nos inspiró muchísimo. Fueron muy amables y atentos con nosotros y lo mejor de todo es que se tenían tanto amor que todo fluía maravillosamente.

La fiesta estuvo cargada de muchísimas vibras positivas y todo el mundo la pasó de lo mejor.

Gracias por demostrar que una boda puede ser práctica, sencilla y pequeña, y a la vez hermosa e inolvidable. Gracias, Liz y Julián por elegirnos para capturar este hermoso recuerdo. Felicidades para ustedes en esta nueva etapa de sus vidas.

Sin más que mencionar, les invitamos a ver el vídeo:

Liz + Julian (Miami) from Al Agua on Vimeo.

Aprovechamos para agradecer a las personas que le pusieron amor a este recuerdo.
Diego, Verónica y Alessandro, por grabar.
Vanessa por la edición.

Natalia + Juan en Bogotá

Natalia+Juan2

Bogotá.-

Un buen día de agosto del 2014, una amiga de Diego, Gaby Torres le habló a su amiga Natalia en Bogotá sobre Al Agua y le mostró nuestros videos y fotografías. Natalia se enamoró de nuestro trabajo, hizo lo posible para tenernos en su boda y lo logró. Luego de meses de correos y llamadas, en noviembre ya teníamos todo listo.

Natalia y Juan son dos personas increíblemente amables. Desde lejos se puede notar el gran amor que se tienen el uno al otro. Gracias a eso, trabajar en esta boda fue un placer gigantesco. Durante la preparación, familiares y amigos lograron mantener un ambiente muy emotivo en casa de Natalia. También nos enamoramos de Gypsie! el perrito que daba la pata tan amistosamente. Después, para continuar con los bellos sentimientos, la ceremonia en la iglesia fue muy emotiva.

Llovió un poco en el gran día, pero eso no impidió que todo saliera perfecto. Por suerte Juan superó la pena que decía tener y pudimos lograr unos retratos maravillosos, sobre todo algunos en la tienda de su familia donde posaron todos juntos. La decoración de la boda fue espectacular. Natalia y su madre hicieron las docenas de grullas colocadas sobre la pista de baile que, cuando se combinaron con la luz dorada y el “LOVE” gigante que había allí, se resaltaron mutuamente de manera espléndida.

La fiesta fue increíble. Los colombianos amenizan todo con su forma de ser tan relajada y divertida. Gaby, que estaba de invitada, ‘cantó’ junto a Lina, la madrina, a la que llaman “La Chama”. Y el cotillón? Qué cotillón! de mariachis serenateros, tequila y rancheras como lo pueden detallar en las fotos.

Ese día trabajamos por primera vez con Diego Marín y Juan Camilo Noguera, nuestros asistentes “rolos” (como le dicen alá a los bogotanos). Son lo máximo y, gracias a ellos, a los invitados y a los novios, nos pudimos dar cuenta de la amabilidad de los colombianos.

Luego de participar en su boda, que les quedó maravillosa, quedamos como amigos. Las veces que vamos a Bogotá siempre nos ponemos en contacto, nos presentan la ciudad y nos reciben como si fuésemos amigos de toda la vida. Gracias por hacer de este viaje a Colombia una experiencia tan gratificante y maravillosa. Les deseamos mucha felicidad en este hermoso camino que recorrerán juntos.

Sin más que agregar, los invitamos a ver su video:

Natalia+Juan

Aprovechamos también para agradecer a nuestro equipo: Diego, David, Diego Marín y Juan Camilo en video. Pedro en fotografía. Juan Leo en edición.

Natalia+Juan

Natalia+Juan-365

Natalia+Juan-369

Natalia+Juan-140

Natalia+Juan-207

Natalia+Juan-244

Natalia+Juan-279

Natalia+Juan-284

Natalia+Juan-289

Natalia+Juan-301

Natalia+Juan-304

Natalia+Juan-308

La historia detrás de esta foto (Por Isa Santorsola)

Los-Roques

Esta fotografía fue una de las tomas que resultó del Trash the Dress de Elissa y Hugo, una pareja que confió en el trabajo de nuestra empresa para ser retratados en uno de los lugares más alucinantes que tiene Venezuela, el Archipiélago Nacional, Los Roques.

Nunca salgo a fotografiar una pauta sin hacer una investigación previa. Como dice Isabel Allende, necesito “llenar el pozo”. Me gusta pasar horas viendo referencias y analizando el trabajo de otros fotógrafos, teniendo como influencias más recurrentes  “El Marco Rojo” y Jonas Peterson.

Para esta pauta, no tenía una referencia clara, pero si recuerdo que me dispuse a probar mas ángulos para hacer cada disparo.

David, que estaba filmando, le pidió al lanchero que nos llevara al cayo mas solitario del Archipiélago y una vez que llegamos dio instrucciones a los novios de correr por el cayo mientras nosotros desde la lancha, aprovechábamos cada segundo de aquella escena espectacular.

TEASER Elissa + Hugo (Los Roques) from Al Agua on Vimeo.

Recuerdo que en la lancha había muchísima gente y me resultaba muy difícil fotografiar sin que alguien del equipo saliera en mi cuadro. Así que, como pude, saque el cuerpo por la borda,  me agache hasta sentir uno de mis brazos rozar el agua y cuando tuve mi cuadro listo, hice varios disparos. Y así es como logré esta foto.

Isa Santorsola

Fotografía de Deborah Alonso

Lore + Alfre ♥ En Caruao… (Por Priss)

En el matrimonio de Lorena y Alfredo quedó demostrado que una boda perfecta es aquella donde se sienten el amor y la alegría, no solo entre la pareja, sino el que proviene de las familias y los amigos. Y eso fue lo que sobró en este matrimonio: amor, cariño, emoción y desbordada alegría.

Lore y Alfre planificaron su matrimonio en la playa, en una posada espectacular de Caruao (en el estado Vargas), pero las cosas dieron un pequeño giro inesperado. No paraba de llover y cerraron la carretera durante algunas horas. Pero como son las cosas en esa bella familia, tantos obstáculos solo se convirtieron en parte de una gran aventura y en información valiosa para lo que todos afirmaban sería una historia digna de contar y recordar en el futuro. Así pues, contra vientos, mareas y, en este caso, lluvias torrenciales, Lore y Alfre hicieron el matrimonio que soñaron. Cómo sería la buena vibra, que la lluvia cesó para recibir a Lorena en las viejas calles del pueblito de La Sabana, en donde 3 pichurras locales corrieron a abrazarla pensando (y esto es verídico) que se trataba de una princesa. Paseaba con su nuevo cortejo entre las fachadas desgastadas de las callejuelas haciendo algo de tiempo mientras su familia paterna, los Méndez, se daban sus acostumbrados minutillos de retraso, esta vez con una excelente excusa: junto a las tías Smith (las del lado materno), se encargaron por completo, y durante toda la mañana, de la decoración floral de la fiesta, la iglesia y los bouquets. Francamente hicieron un increíble trabajo.

Alfre también aprovechó el sol para zambullirse junto a los primos y amigos en la piscina, jugando con nuestra GoPro (una camarita resistente al agua), demostrando los beneficios de ser “el novio” el día del matrimonio y dejando para nosotros el material más gracioso de todo el video.

En la iglesia, los sabrosos tambores, cuatros y voces del Guaraleo abrieron con sabor la ceremonia, contando con el lujo de tener entre sus intérpretes la voz de Gisela Smith, nada más y nada menos que la mamá de la novia. A la mayoría nos dejó con el guarapo aguaíto con su Ave María, y para salir de la iglesia puso a todo el mundo a salir bailando, incluyendo a los novios!

Después de haber estado en varias bodas en la playa tengo que admitir que todas han tenido la misma particularidad: las fiestas son UNA LOCURA. Algo tiene el hecho de estar lejos de casa y metidos en el calor de la noche playera que desata una incontrolable euforia. Este caso no fue la excepción… no había un alma que no estuviera dando brincos en la pista de baile entre sudor, risas, guerra de agua, y coreadas a “la abuela, la abuela, la abuela”. Nosotros mismos nos vimos en la necesidad de compartir el tiempo entre el trabajo y el disfrute porque nos arrastramos también a la locura y no queríamos que la fiesta terminara. Nos hacíamos llamar “la fiesta ambulante” ya que al final, cuando apagaron la música, íbamos cornetas al hombro y puños al aire tratando de revivir a los últimos sobrevivientes de la noche. Qué noche.

Llegamos con la sorpresa del video terminado el 1ero de enero a casa de los padres de Lore, en pleno VI torneo familiar de Ping Pong que organiza la familia Méndez-Smith todos los 1ero de enero. Toda la familia presente, fieles al tradicional torneo, se reunió en la sala a ver el resultado de nuestro trabajo. Estar allí para ver las risas, las moqueadas y los aplausos, y luego recibir tantos abrazos, agradecimientos y lágrimas me hacen recordar lo lindo y gratificante que es este trabajo, sea cuando se trata de parejas de desconocidos, quienes nos abren las puertas de su intimidad familiar durante un día tan especial, o sea (y sobre todo) cuando se trata de personas a las que quiero tanto como a Lore + Alfre.

Al Agua ♥.

 Home

Polaroid, más instantáneas que nunca…

Este año 2012 Al Agua viene repotenciado con servicios nuevos para los matrimonios! Uno de ellos son las Polaroid, que aunque como marca han desaparecido del mercado, Fujifilm las revivió con su modelo Instax 210.

Entretenimiento necesario: Cuando termina la ceremonia y los invitados se dirigen a la recepción, siempre quedan esos primeros momentos de la fiesta en los que te encuentras sin mucho que hacer… los novios están haciéndose fotos, al fondo suena alguna música de ascensor como Bossa & Marley o los grandes éxitos del momento interpretados por un saxofón, y los mesoneros solo sirven paté. Colocar un espacio para hacerse fotos divertidas con la cámara polaroid es una excelente idea para hacer que esos primeros momentos incómodos se conviertan más bien en una actividad divertida.

Álbum de invitados sin almohadita satinada: Las polaroid son también una alternativa perfecta al ya pasado de moda álbum de invitados. Antes se colocaba una especie de cuaderno forrado con tela satinada blanca acolchada para que los invitados dejaran algún mensaje para los nuevos esposos, pero con las polaroid, puedes escribir directamente sobre la foto y dejar un mensaje corto a lo “twitter”.

Un lindo recuerdo: A muchos novios les gusta que sus invitados se lleven algún recuerdo de su matrimonio. Hay quienes mandan a hacer vasos con sus nombres, abanicos, cholitas, o las tradicionles almendras blancas, pero una idea mucho más cool y divertida es dejar que los invitados se hagan una foto en tu fiesta y se la puedan llevar como recuerdo. Puedes sacar la cámara durante la hora loca para que las fotos queden todavía más divertidas.

Un toque distinto en la decoración: Si dedicas un espacio especial del lugar de tu fiesta para colgar las fotos y lo complementas con flores, ganchitos de madera y algunos muebles bonitos puedes hacer que las polaroid no solo sean una experiencia divertida sino también un agregado a tu decoración que hará que quede bien original.

Si te interesa esta idea para tu evento o matrimonio, contáctanos!

Home

Mafer + Bernardo ♥ (Por Alex)

Justo el día que conocí a Mafer y Bernardo estaba manejando por el Country con un par de horas que matar antes de encontrarme con ellos en el Lido. No tenía sentido alejarme de la zona porque se acercaba la peor hora del tráfico, nos veríamos a las 6:00 de la tarde y todavía eran las 4:00. Así que di vueltas por ahí, fijada en lo bien que le queda la luz de esa hora a las hermosas viejas y nuevas mansiones. Una de las viejas tenía el portón abierto dejando ver lo que parecía el montaje de un evento. Había luces de escenario regadas en el extenso jardín que anunciaba la casa, a su vez rodeada momentáneamente de camiones y horrendos baños portátiles. Un señor en moto salía y aproveché para preguntarle si alquilaban la casa como locación. Me dijo que creía que sí, pero que era mejor si preguntaba adentro, así que entré. Como nadie respondía a la golpeada puerta de caoba tallada bordeé la casa en busca de algún habitante. Encontré un vigilante desorbitado con algún estupefaciente que dificultaba la conversación. En su trance me aseguró que la casa ya no la alquilaban, que ésta sería la última vez. Decepcionada y controlando mi curiosidad para no meterme por alguna de las ventanas con el fin de ver qué interiores le correspondían al antiguo hogar, me fui al Lido a encontrarme con los novios. Se casaban al día siguiente. Los estábamos conociendo tan tarde porque el video fue un regalo que les hizo su amiga, que también se llama María Fernanda. Así que todo fue muy apresurado, de hecho no tenía ni con que anotar y tuvieron que prestarme hasta papel y lápiz. Empecé a escribir la información de siempre: hora y lugar de preparación de la novia, del novio, iglesia, recepción… No sé si por pura casualidad o parte de algún inevitable esquema mayor, pero la fiesta era en La Granja, la misma preciosa estancia que examinaba sólo horas antes. Lo cierto es que gracias a las circunstancias, el “scouting” estaba listo y sabía que no perdería la oportunidad de incluir imágenes de la casa, que el video ganaría con esos detalles de antiguo encanto que había visto y que me faltaban por ver. Además, a Bernardo no le entusiasman las cámaras y me pidió que llegáramos a su casa a finales de la tarde, lo que permitió a parte del equipo grabar durante el día la preparación de la fiesta, mientras el resto acompañaba a la novia durante su emocionante día.

El día siguiente fue un espléndido día de lluvia con un número que tenía a los internautas vueltos locos: 11.11.11. La dulce Mafer compartió con su familia y amigas risas y regalos mientras se arreglaban para la ocasión. Bernardo y su padre se pasaron por La Granja para asegurarse que todo estuviera en orden. Los olvidados y fastuosos espacios se llenaron con gente moviendo objetos de un lado al otro. Poco antes de partir a la iglesia, los familiares y amigos de Bernardo brindaban animándolo a leer la carta que Mafer le escribió durante el día. Mientras, Mafer se fotografiaba junto al numeroso cortejo y su familia en las escaleras del Hotel Renaissance. Ambos se veían muy contentos. La iglesia del Colegio María Auxiliadora se desbordó con la cantidad de gente que los acompañó en el matrimonio. Y al final de la noche, la luna llena presenció la celebración en la agraciada morada del Country que revivía transformada bajo la música y la alegría que compartían los recién casados con sus seres más queridos.

Home