El vestido por la ventana

 

¿Cómo traducimos Trash the Dress? ¿Tirar el vestido por la ventana? ¿Tiene sentido? Tomas tu vestido de novia, ese que tanto te gusta, ese que te acompañó hasta el altar, ese que te tomó tanto tiempo encontrar y al que tantos ajustes hiciste, ese que era perfecto para ti; bueno, lo tomas y lo destruyes en una sesión de fotos. Después de todo es un vestido que solo usarás una vez, ¿no? En lugar de guardarlo lo empleas para una toma inolvidable. Es cierto, esto parece un poco exagerado.

Sigue leyendo

Amor y aventura: una boda en la isla de Coche

_e3a6468

A las orillas del océano se inician los grandes viajes. Las olas y la brisa convocan al hombre a mirar más allá del horizonte. Daniel es un trotamundos, Aurelia asegura que cada fin de semana se embarca con él en una nueva aventura. Con esa alegre inquietud rememoramos los días felices cuando celebraron su boda, una celebración sencilla. A pesar de tener ocho años viviendo fuera de Venezuela, ellos hicieron de su país natal el escenario perfecto para su matrimonio.

Sigue leyendo

Ana + Javi ♥ En Margarita… (Por David)

Ana y Javi para nosotros han sido, aparte de una increíble pareja, unos novios con muchísima creatividad y buen gusto. Cada detalle de su matrimonio estuvo muy bien cuidado, desde el cotillón hasta el lugar que eligieron para casarse.

Su boda la hicieron en la isla de Margarita, perfecta locación para celebrar esta ceremonia entre dos novios. Yo estuve todo el día con Javier (el novio), quien compartió con sus familiares y parte de los familiares de Ana, disfrutando en la piscina junto a todo el cortejo, y también vieron un partido del Real Madrid que les hizo brincar de emoción al ver ganar a su equipo. Yo capturé muchos momentos de alegría, comieron, bebieron, nadaron. Fuimos a la habitación ya para que todos se vistieran, porque pronto empezaba la ceremonia y la nota de Anabella para Javier claramente le advertía “¡no llegues tarde!”. Se arregló con su padre y el pequeño padrino, y una hora después estábamos en la iglesia esperando por la novia y su cortejo!

Mi comunicacion con el resto de mi equipo de trabajo, el que estaba cubriendo a Anabella, fue a mitad de tarde, y me decían que la organización y el buen gusto de todo era increíble. Anabella había pedido pizza para todas las del cortejo y por supuesto el equipo Al Agua compartió con ellas. La casa era una enorme y antigua construcción colonial cuyo patio interior adaptaron para hacer de salón de fiesta, y a no más de 30 metros de distancia estaba la iglesia de Pampatar. A eso de las siete y media ya empezaba la ceremonia.

La iglesia era pequeña, pero con suficiente espacio, la luz era muy buena, y digamos que el calor era abrumador pero los 8 ventiladores dispersos por la iglesia mejoraron la situación para todos. Las familias enteras estaban dentro de esa iglesia, y todos con caras de felicidad. Esta pareja tuvo algo bastante particular: solo hacía falta fijarse en la mirada de Anabella cada vez que miraba a Javier y viceversa, para notar que ambos estaban más que enamorados, ¡no es tan común encontrarnos a unos novios con esas miradas!

La fiesta fue increíble, entre otras cosas construyeron un bar sobre el mar al que rodearon con algunas mesas, dándole una vista espectacular. El cotillón estuvo súper original, y la gente que rodeaba a los novios brillaba de felicidad. La pista estaba repleta de familiares y amigos. Grabamos más de lo que realmente necesitábamos, y luego un poco más… nos quedamos disfrutando un rato de la fiesta, y Priss y yo hasta usamos sombreros del cotillón para disfrutar como todos, jaja!

La verdad estamos muy agradecidos con Ana y Javier por dejarnos grabar y vivir esa experiencia tan especial que seguramente van a atesorar por siempre!

Ana y Javi no viven en Caracas, así que vieron su video por primera vez a través de internet, lo cual se convirtió en toda una aventura tanto para ellos como para nosotros porque justo el día que lo colgamos hubo muy mala conexión a inetrnet!  Este es el relato de los novios:

Queridos amigos de Al Agua…

Por donde empezar…

(3 minutos y unas lagrimitas más tarde)

Empezamos con una larga espera, con los errores en el upload, los típicos problemas de internet, ustedes peleando con la tecnología y nosotros contando los minutos que quedaban para que terminara de montarse… Finalmente el upload terminó a las 4am con un par de esposos ya en las nubes soñando con ver su video el día siguiente… pero como lo  bueno se hace esperar el Sr. protagonista del video tenía que trabajar tempranito y la Sra. protagonista seguía en las nubes, así que el señor muy juicioso salió tempranito sin ver ningún video y la señora en lo que abrió los ojitos salió corriendo de la casa para no caer en la tentación de verlo sin el señor…. así se nos paso el día hasta que por fiiin a eso de las 4 de la tarde, con el corazón en la boca, las manos temblando y aguantando la respiración le dimos play al video…(habían mas nervios que la noche antes de nuestro matrimonio jajajajja)

Vimos los 4 minutos y 20 sin repirar, y pasamos por lo menos 2 minutos más en silencio tratando de procesar la hermosura de video que acababamos de ver y de parar el llanto incontrolable de par de tórtolos…

En esas horas que pasaron con nosotros, terminaron siendo no unos invitados más, sino los amigos más especiales, compartiendo con nosotros los momentos mas íntimos del día de nuestro matrimonio y además (no podía faltar) rumbeársela también más que nadie… ajjajaj, las niñas nos reimos, echamos broma, me hicieron llorar, comimos pizza, Priss me rescato de mi velo que nadie me paraba cuando ya me lo quería quitar para salir corriendo a bailar y Alex no dejaba de delirar con los mojitos; David con los niños viendo el fútbol, tomando cerveza en la piscina y después lo mejor dando vueltas por toda la fiesta con su sombrero de geisha ajajjajaj

Los que nos conocen y ven el video quedan impresionados de cómo captaron nuestro ritmo, nuestra personalidad y la esencia de lo que fue el primer día del resto de nuestras vidas juntos… La canción, los colores, la edición, todooo chicos, es impecable… tienen un inmenso duende y somos muy afortunados de que nos lo hayan prestado un ratico para realizar esta bellísima obra de arte, que no tiene precio, que es el mejor regalo, el mejor recuerdo que podemos tener de nuestro gran día.

Gracias… los tendremos siempre presentes en nuestro corazón, como lo que se convirtieron… nuestros amigos!

Un abrazo grandísimo a todos y muchos apurruños…

Ana + Javi

Ana, Javi, un millón de gracias por esas lindas palabras, ustedes son también para nosotros nuestros amigos… grandes amigos.

Al Agua.

Mafer + Bernardo ♥ (Por Alex)

Justo el día que conocí a Mafer y Bernardo estaba manejando por el Country con un par de horas que matar antes de encontrarme con ellos en el Lido. No tenía sentido alejarme de la zona porque se acercaba la peor hora del tráfico, nos veríamos a las 6:00 de la tarde y todavía eran las 4:00. Así que di vueltas por ahí, fijada en lo bien que le queda la luz de esa hora a las hermosas viejas y nuevas mansiones. Una de las viejas tenía el portón abierto dejando ver lo que parecía el montaje de un evento. Había luces de escenario regadas en el extenso jardín que anunciaba la casa, a su vez rodeada momentáneamente de camiones y horrendos baños portátiles. Un señor en moto salía y aproveché para preguntarle si alquilaban la casa como locación. Me dijo que creía que sí, pero que era mejor si preguntaba adentro, así que entré. Como nadie respondía a la golpeada puerta de caoba tallada bordeé la casa en busca de algún habitante. Encontré un vigilante desorbitado con algún estupefaciente que dificultaba la conversación. En su trance me aseguró que la casa ya no la alquilaban, que ésta sería la última vez. Decepcionada y controlando mi curiosidad para no meterme por alguna de las ventanas con el fin de ver qué interiores le correspondían al antiguo hogar, me fui al Lido a encontrarme con los novios. Se casaban al día siguiente. Los estábamos conociendo tan tarde porque el video fue un regalo que les hizo su amiga, que también se llama María Fernanda. Así que todo fue muy apresurado, de hecho no tenía ni con que anotar y tuvieron que prestarme hasta papel y lápiz. Empecé a escribir la información de siempre: hora y lugar de preparación de la novia, del novio, iglesia, recepción… No sé si por pura casualidad o parte de algún inevitable esquema mayor, pero la fiesta era en La Granja, la misma preciosa estancia que examinaba sólo horas antes. Lo cierto es que gracias a las circunstancias, el “scouting” estaba listo y sabía que no perdería la oportunidad de incluir imágenes de la casa, que el video ganaría con esos detalles de antiguo encanto que había visto y que me faltaban por ver. Además, a Bernardo no le entusiasman las cámaras y me pidió que llegáramos a su casa a finales de la tarde, lo que permitió a parte del equipo grabar durante el día la preparación de la fiesta, mientras el resto acompañaba a la novia durante su emocionante día.

El día siguiente fue un espléndido día de lluvia con un número que tenía a los internautas vueltos locos: 11.11.11. La dulce Mafer compartió con su familia y amigas risas y regalos mientras se arreglaban para la ocasión. Bernardo y su padre se pasaron por La Granja para asegurarse que todo estuviera en orden. Los olvidados y fastuosos espacios se llenaron con gente moviendo objetos de un lado al otro. Poco antes de partir a la iglesia, los familiares y amigos de Bernardo brindaban animándolo a leer la carta que Mafer le escribió durante el día. Mientras, Mafer se fotografiaba junto al numeroso cortejo y su familia en las escaleras del Hotel Renaissance. Ambos se veían muy contentos. La iglesia del Colegio María Auxiliadora se desbordó con la cantidad de gente que los acompañó en el matrimonio. Y al final de la noche, la luna llena presenció la celebración en la agraciada morada del Country que revivía transformada bajo la música y la alegría que compartían los recién casados con sus seres más queridos.

Home

Foto Vs. Video (Por Priss)

En verdad es injusto poner a este par a competir, sencillamente porque las fotos tienen una finalidad y el video otra, pero hay algo que tengo que admitir: ninguna de las 1063 fotografías de mi matrimonio me conmovió tanto como el minuto 2’10’’ de mi video ♥…

Yo diría que es una combinación entre la expectativa que te van generando la música, la estructura del montaje y la selección de excelentes planos, junto a la cercanía que te otorga la imagen en movimiento… y vamos a estar claros, nos encanta llorar, y yo LLORO CADA VEZ!

No quisiera que me malinterpreten, adoré mis fotos… creo que fueron exactamente lo que yo quería, Meridith Kohut hizo un increíble trabajo:


Pero a nuestras novias siempre les digo “Caminar hacia el altar es una experiencia que se vive una sola vez en la vida, y no hay foto que logre hacerte revivir ese momento tan especial como un hermoso video, uno bien hecho.” Es muy fácil vender un producto en el que de verdad crees, y al que realmente amas. Al Agua ♥

Priss.

Home